Tu seguro de hogar cubre más de lo que piensas.

Carlos Rial, director jurídico del despacho EuroSiniestro, nos habla de posibles supuestos en los que este tipo de seguros nos puede cubrir.

Img. del articulo 2

Cuando contratamos un seguro de hogar, normalmente, nos fijamos en qué cuantía va a cubrirnos el continente y el contenido, los objetos de valor, la responsabilidad civil por si se nos rompe una cañería e inundamos al vecino de abajo, etc. En realidad hay muchos seguros de este tipo que tienen coberturas que muchos desconocen,  que se encuentran en la letra pequeña de la póliza y que dan cobertura a siniestros que ocurren fuera del hogar.

Por ejemplo: algunas pólizas cubren los daños que causemos a otros circulando en bicicleta,  los gastos de reclamación si somos atropellados como peatón o ciclista, los que se causen por mordedura de perro , las reclamaciones contra la comunidad de propietarios,  las compañías de teléfono, gas o electricidad, o el robo de dinero en la vía publica hasta una determinada cantidad. La cobertura además suele ser válida no solo para la persona que figura como asegurado, sino que también se extiende a las personas que convivan en la vivienda asegurada tales como los hijos o demás miembros de la unidad familiar.

Por tanto nuestra recomendación es que cuando tengas un siniestro fuera de tu hogar, revises tu póliza, puede que estés cubierto y no lo sepas. Si, después de revisarla, aun te siguen quedando dudas ponte en contacto con nosotros.

Deja un comentario

Suscríbete a nuestra Newsletter
No volver a mostrar