SENTENCIA DE LA AUDIENCIA HISTÓRICA, MAPFRE LE PAGABA UN 378% MENOS DE LO QUE LE CORRESPONDÍA

Enriquecimiento injusto: un justo precedente

La doctrina del enriquecimiento injusto es una especie de mantra que las compañías de seguros vienen repitiendo insistentemente. En ella se amparan para escatimar indemnizaciones a sus asegurados cuando éstos sufren daños en su vehículo. Se basa en la falaz teoría de que si el valor de reparación del mismo es mucho mayor que su valor de mercado, pagarla resultaría una operación antieconómica para la aseguradora e injustamente beneficiosa para el asegurado. No tienen en cuenta el valor de la prima que el asegurado lleva pagando durante años.

Sin embargo, la Audiencia Provincial de Vigo, dando razón a lo que desde EUROSINIESTRO venimos defendiendo, acaba de sentar un precedente que, hasta donde nos consta, es inédito en nuestro país y viene a suponer un giro sustancial en el tratamiento que en instancias judiciales se aplica al denominado enriquecimiento injusto. El caso es el de un ciudadano cuyo vehículo resultó colisionado por otro, y tenía contratado con la compañía Mapfre un seguro con cobertura de daños propios con franquicia de 600 euros. Los daños del coche fueron reparados por un importe de 6.913 €. Sin embargo, el informe del perito estableció que el valor de mercado del turismo en cuestión era de 2.500 € antes del siniestro, y teniendo en cuenta el importe de la franquicia incluida en el contrato, lo que ofrecía a su asegurado era una indemnización por 1.500 euros. Es decir, casi cinco veces menos de lo que costó la reparación.

Tras la correspondiente demanda presentada contra Mapfre, sentencia a favor del asegurado, posterior recurso y definitiva resolución del tribunal, la aseguradora deberá abonar a su cliente la cantidad de 6.000 euros. Por supuesto, en su recurso, Mapfre se amparó en la recurrente coartada del enriquecimiento injusto. Y la argumentación de la Audiencia de Vigo, en su sentencia 00460/2014, es rotunda e inequívoca: “el supuesto enriquecimiento del asegurado no carecería de causa, pues existe la contraprestación del pago de la prima, regularmente durante toda la vida del contrato. O por decirlo de otra manera, habría enriquecimiento indebido (…) si por el lógico y progresivo desgaste del vehículo, el asegurado gozase de una paulatina reducción de la prima ordinaria (…) Pero si el tomador está pagando la misma prima de seguro, de limitarse la indemnización al valor de mercado del vehículo asegurado, habría una evidente falta de correspondencia entre el interés asegurado y aquella prima, y a la postre, un palmario enriquecimiento de la compañía de seguros”.Mazo justicia

No debería ser nuevo este razonamiento. Es obvio que ningún vehículo que sufre un accidente incrementa su valor tras ser reparado. Al contrario, se deprecia. Siendo así, en países de nuestro entorno europeo, la indemnización a pagar incluye, además del importe de la reparación, una cantidad adicional para compensar la pérdida de valor del vehículo. Pero no sucede así en España. En el caso que nos ocupa, el asegurado pagaba una prima de seguro de 905,94 € anuales cuando, según la aseguradora, el objeto asegurado tenía un valor de 1.500 euros. Es decir, se le estaba cobrando como prima del seguro más del 50% del valor de su vehículo… cada año.

Como refleja la sentencia, es falso que se produzca un enriquecimiento injusto a costa del seguro cuando se repara el daño. Más bien al contrario, lo que viene produciéndose –y esta, insistimos, es la primera vez que un juez lo ha evitado- es un injusto y antisocial enriquecimiento de las aseguradoras a costa de los asegurados.

Una vez resuelto este caso satisfactoriamente para el usuario, desde EUROSINIESTRO, nos sentimos orgullosos de este justo equilibrio y de ahora en adelante lo que es de esperar es que marque un antes y un después, y desaparezca de una vez esta doctrina de la que han venido abusando las compañías de seguros en España para privar de justas indemnizaciones a sus clientes.

CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL – SENTENCIA

EXP 632

blog de Enrique de Pablo

Deja un comentario

Suscríbete a nuestra Newsletter
No volver a mostrar