Mapfre, un puente de barro hacia tu jubilación

A día de hoy  todavía existe mucho desconocimiento sobre las pólizas de seguro que cubren un plan de jubilación, a pesar de que cada vez se extienden más. Y durante años, las compañías se han aprovechado de este desconocimiento general para imponer sus clausulas limitativas.

Como se trata de un tema complejo, vamos a explicar el caso real de uno de nuestros clientes, A.L. Este autónomo tenía contratado desde 1990 un seguro de vida con Mapfre, de la modalidad “Plan sistemático de jubilación”. A mayores, decidió contratar con la misma compañía unos seguros complementarios para los supuestos de fallecimiento o incapacidad.

Durante 20 años pagó todas las primas (que superaban los 200€ mensuales), recibió cartas de Mapfre agradeciéndole que confiara en ellos para su jubilación y recordándole que además disponía de un capital adicional en caso de Invalidez.

En 2009, a raíz de un grave accidente de tráfico, a A.L. se le declara en situación de incapacidad permanente absoluta. Fue necesario que el asegurado presentara una demanda contra la aseguradora para conseguir que Mapfre le abonara la cantidad estipulada en el seguro complementario para el caso de incapacidad.

Una vez liquidado este seguro, nuestro cliente siguió abonando las primas correspondientes a su seguro de jubilación. En el 2013, tras unos meses sin incidencias, de repente descubrió que Mapfre había dejado de pasarle los recibos. Tras pedir explicaciones a la compañía e intentar sin éxito pagar las primas en reiteradas ocasiones, se vio obligado a entregar el dinero en el juzgado para que se lo hicieran llegar a la compañía.

Cuando el juzgado obligó a Mapfre a explicar por qué no estaba aceptando los pagos, la compañía contestó que había cancelado la póliza de jubilación de su cliente. Lo hizo de forma unilateral y sin comunicárselo a su asegurado. Y ¿qué motivo alegó Mapfre? Pues decidieron que dado que ya habían abonado la indemnización del seguro de invalidez, el seguro de jubilación quedaba anulado (sin abonarle ni un euro a su asegurado).

 

En pocas palabras. Un autónomo tiene varios seguros y al liquidar uno (por un supuesto concreto) la aseguradora decide que anula también el otro seguro (que no tiene nada que ver con el primero) y deja a su propio cliente sin la pensión de jubilación que se ha estado costeando durante más de 20 años.

Si esto pasara cada vez que se cobra de un seguro, nadie tendría dos tipos de seguro (como por ejemplo un seguro de vida y otro de accidentes) en la misma compañía, ¿verdad? Pues este razonamiento fue el que defendió Eurosiniestro en los tribunales, que le dieron la razón al asegurado en primera y en segunda instancia, y obligaron a Mapfre a abonar su jubilación, además de las costas y los intereses. La Audiencia Provincial de León entendió que las clausulas esgrimidas por Mapfre para anular la póliza eran abusivas y desconocidas por el cliente, ya que las cartas que le mandaban diciéndole que tenía un capital adicional en caso de invalidez eran publicidad engañosa.

Pero durante estos 20 años, ¿Cuántas veces habrán utilizado las compañías ese tipo de clausulas para evitar los pagos a sus asegurados?¿Cuántos asegurados habrán visto como las pólizas que pagaron durante años no les sirvieron de nada?

Exp  825

Los comentarios están cerrados.

Suscríbete a nuestra Newsletter
No volver a mostrar