Los seguros de desempleo resultan muy útiles, siempre que la aseguradora cumpla con su obligación

Los seguros de desempleo o paro son un producto que cubre las cuotas de un préstamo, ya sea personal o hipotecario, en caso de que el titular quede en situación de desempleo. Este seguro generalmente es ofrecido por los bancos especialmente en hipotecas, pero también en cualquier contrato de préstamo, incluyendo tarjetas de crédito.

Seguro desmpleo 1

Ante la variable situación del mercado laboral en España, este tipo de seguro ha pasado de ser algo que prácticamente no existía a ser una póliza en muchos casos obligatoria para conseguir un crédito, especialmente una hipoteca.

Por medio de esta póliza el banco se asegura el cobro de las cuotas si el tomador queda en paro, y el asegurado queda libre de pagar las letras mensuales si es despedido de su trabajo. De forma general, las tasas se aplican como un porcentaje sobre el total del préstamo o un tanto por ciento sobre la amortización que se pretende cubrir. No obstante, la tipología de productos y precios en el mercado español es tremendamente heterogénea.

Al contratar una póliza de este tipo también conviene fijarse bien en las limitaciones de mensualidades o del importe cubierto que puedan incluir y cumplir ciertas condiciones para poder contratarlo: ser trabajador por cuenta ajena, tener al menos 6 meses de antigüedad en la empresa y contar con un contrato indefinido.

Todas estas condiciones las cumplía nuestra clienta B.C.A. Contrató una póliza de Vida y Desempleo al pedir un préstamo en 2010, y en el 2011 se quedó en el paro. El despido cumplía todas las características para estar cubierto por su póliza, que debería haberse hecho cargo de las cuotas del préstamo. Pero no fue así. En este caso la estrategia de la aseguradora, Biharco Vida y Pensiones, fue la de dejar pasar el tiempo hasta poder alegar que el hecho estaba prescrito.

Con la ley en la mano, no se podía considerar el caso como prescrito, por lo que nuestra clienta decidió acudir junto con Eurosiniestro a los tribunales, simplemente para conseguir que el seguro cumpliera con su parte del contrato, ya que ella había pagado escrupulosamente las mensualidades de la póliza.

La justicia condenó a la aseguradora a abonar las mensualidades del préstamo, dándole la razón a nuestra clienta. Pero resulta lamentable, además de tremendamente perjudicial para los clientes, que para que se cumpla el contrato entre aseguradora y asegurado sea necesario acudir a los tribunales.

¿Has tenido alguna dificultad con tu póliza de desempleo? ¡Consúltanos gratuitamente!

 

EXP 1476

Deja un comentario

Suscríbete a nuestra Newsletter
No volver a mostrar