Los daños por fenómenos meteorológicos tienen cobertura a través del seguro

Inundacion

Con el nuevo año ha llegado también el invierno. En las últimas semanas nos han golpeado temporales, tormentas, rachas de viento, inundaciones, etc. Estas condiciones meteorológicas adversas suelen causar desperfectos en viviendas y vehículos.  Por eso es importante saber cómo podemos reclamar estos daños.

Los daños materiales y personales que tengan su origen en una inundación, embate de mar, o viento de rachas superiores a 120 km/hora, serán indemnizados por el Consorcio de Compensación de Seguros, siempre que se tenga contratado un seguro que esté vigente y esté abonada su prima.

Otro tipo de eventualidades como la falta de suministro eléctrico, daños en cámaras frigoríficas o vientos inferiores a 120 km/hora, serán indemnizados por las entidades aseguradoras cuanto estos riesgos estén contemplados en las pólizas suscritas.

Cuando efectuamos nuestra reclamación al Consorcio o a nuestra compañía, es importante contar con la siguiente documentación:

  • Datos de la póliza de seguro: entidad aseguradora y número de póliza.
  • Datos de la persona que presenta la solicitud de indemnización y del asegurado. Si fueran personas distintas, se debe indicar nombre y apellidos o razón social; NIF o CIF; dirección y teléfonos de contacto.
  • Datos bancarios para el pago de la indemnización: indicar el IBAN (24 dígitos).
  • En el caso específico de daños a vehículos a motor: marca, modelo y matrícula del vehículo dañado.
  • Si el vehículo se encontrase en un taller para ser reparado, es muy recomendable facilitar el nombre, la dirección y el teléfono del mismo para agilizar la peritación de los daños.

Y para agilizar los trámites a la hora de peritar los daños y que nos puedan indemnizar de forma correcta, es importante tener en cuenta estos consejos:

  • Se recomienda conservar los restos de los bienes dañados para ponerlos a disposición del perito. Si no resultara posible, es muy aconsejable sacar fotografías antes de la retirada de los mismos.
  • Se recomienda conservar las facturas en caso de que se tuviera que realizar de forma urgente alguna reparación.
  • En el momento de la llegada del perito, se tendrá a su disposición los presupuestos y facturas de reparación de los daños.
  • Se debe disponer de algún recibo o documento bancario para la verificación de la cuenta bancaria.

Una vez realizados los trámites correspondientes, si no estás de acuerdo con la oferta que te hace la aseguradora, recuerda que tienes derecho a consultar con profesionales independientes para obtener una indemnización justa.

¿Has tenido algún percance de este tipo? ¿Tienes dudas sobre cómo reclamar a tu seguro? ¡Consúltanos gratuitamente!

Deja un comentario

Suscríbete a nuestra Newsletter
No volver a mostrar