Los convenios entre aseguradoras se extienden a los lesionados

Los clientes cada vez son más conscientes de los convenios que las aseguradoras tienen entre ellas para resolver los daños materiales de accidentes de tráfico.  Nos estamos acostumbrando a que sea nuestra propia compañía la que nos envíe al perito y con la que lleguemos a un acuerdo aunque el culpable sea el otro vehículo.

Pues esta misma política se está trasladando a la gestión de los lesionados en accidentes de tráfico. Un ejemplo es el convenio suscrito por las compañías AXA  y Pelayo. En este convenio ambas compañías acuerdan, a grandes rasgos, hacerse cargo cada una de sus lesionados en accidentes de tráfico producidos entre clientes de ambas compañías. Para ello establecen un modulo de dinero fijo, que ronda los 3.000€, que la culpable le entregará a la otra para compensarle y que cada una se arregle con su propio asegurado.

lesiones 3

A priori podría pensarse que este acuerdo sólo pretende agilizar los trámites, pero las consecuencias para el asegurado van más allá de esta excusa esgrimida por las aseguradoras. En el momento en que nuestra aseguradora va a ser la encargada de indemnizarnos, ya no se va a preocupar de defender nuestros intereses ante la compañía del culpable. Podrá controlar los tiempos de curación de su propio asegurado para conseguir la mayor rentabilidad posible de ese módulo de compensación que ha recibido.

Si durante este proceso el accidentado observa que no se le está dando el tratamiento adecuado o que la indemnización no se corresponde con la gravedad de las lesiones ¿A quién va a recurrir? ¿A su compañía? Ella es la que no le está dando lo que le corresponde y no tiene ningún motivo para cambiar de opinión. ¿A la compañía contraria? Le van a contestar que ellos ya cerraron el siniestro por el convenio y que debe arreglarlo con su propia aseguradora. ¿A su médico? Si se trata de un centro concertado o si la compañía corta la asistencia sanitaria, el médico puede verse impotente ante la presión ejercida por las aseguradoras.

Así pues la única solución para muchos de los afectados es recurrir a abogados independientes, como Eurosiniestro, que defienda sus intereses. Pero el público en general suele ser reacio a tomar este tipo de decisiones, ya sea por desconocimiento o por otras cuestiones, y en esa inseguridad es en lo que se apoyan las aseguradoras para fomentar este tipo de prácticas.

No permitas que tu aseguradora juegue con tu salud. ¡Consúltanos gratuitamente!

Deja un comentario

Suscríbete a nuestra Newsletter
No volver a mostrar