Las clínicas low cost de las aseguradoras vuelven a escena

Lo venimos denunciando sin descanso desde 2012, y ahora volvemos a hacerlo en respuesta a la noticia publicada esta semana por “Faro de Vigo”. Ya en 2012 dejamos claro que existían dos tipos de clínicas a las que acudir en caso de accidente de tráfico: las adheridas al convenio de asistencia sanitaria concertado con las aseguradoras y las que no lo están (Clínicas Privadas). Y hay que recordar que la victima tiene derecho a elegir donde quiere ser tratado.

Los centros adheridos cobran un módulo fijo por cada lesionado en función de la lesión diagnosticada, independientemente de los días de rehabilitación que reciba el lesionado, por lo que el hospital percibirá la misma cantidad tanto si este permanece 15 días en tratamiento o 90 días.

En 2012 el importe del módulo de Cervicalgia (la lesión más común en los siniestros de tráfico)  rondaba los 1.200€, mientras que actualmente según los hospitales está en 680€. Pero es que además de esta drástica reducción que han aplicado las aseguradoras, los hospitales se enfrentan a un nuevo problema: las empresas intermediarias en las que las aseguradoras delegan la asistencia sanitaria, porque les garantizan bajar los costes médicos contratando a clínicas low cost.

Esta empresa contacta con la víctima de parte de su compañía de seguros, y le indica el centro médico al que debe dirigirse para pasar las consultas médicas y posterior rehabilitación. Si el lesionado se niega y asegura que prefiere ser tratado en el hospital en el que se encuentra, la gestora le advierte que en ese caso la aseguradora no se hará cargo de los gastos. Como venimos repitiendo desde hace años, esta amenaza es falsa, y así lo hemos demostrado en numerosas ocasiones.

Lo que el asegurado suele encontrarse en este tipo de clínicas son profesionales contratados en precario, que escatimarán pruebas y le aplicarán sesiones exprés de fisioterapia para darle el alta lo antes posible, minimizando el alcance de sus lesiones.

Por todo esto es imprescindible que las víctimas de accidentes de tráfico tengan claros sus derechos: derecho a elegir centro médico, derecho a recibir asistencia sanitaria hasta su curación o estabilización (en caso de que queden secuelas) y, sobre todo, derecho a reclamar en caso de no estar de acuerdo con las decisiones de las aseguradoras.

¿No estás conforme con el tratamiento médico que estás recibiendo? ¡Consúltanos gratuitamente!

Los comentarios están cerrados.

Suscríbete a nuestra Newsletter
No volver a mostrar
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On YoutubeCheck Our Feed