La Justicia empieza a tumbar la inclusión de clientes en los ficheros de morosos. Desde Eurosiniestro te ayudamos a reclamar.

Las compañías de telefonía, las eléctricas e incluso las aseguradoras tienen la mala costumbre de entrar en conflicto con sus clientes y generar unas deudas que no siempre son admitidas por esos clientes. Cuando sucede esto, suelen enviar diversas cartas al cliente reclamando dicha deuda, que además suele ir en aumento, e incluyendo amenazas sobre la posible inclusión del titular en ciertos ficheros de morosidad. El ejemplo más típico suele ser el  de un teléfono que se da de baja, pero la compañía sigue facturando durante unos meses.

Cuando el cliente se niega a pagar esas facturas porque no las reconoce, las compañías incluyen sus datos en los ficheros de morosidad, tipo Asnef.  Esta es una práctica ilegal que está siendo condenada reiteradamente por los tribunales. El perjudicado tiene la posibilidad de plantear una reclamación para que eliminen sus datos de esos ficheros y, en caso de no conseguirlo, puede reclamar judicialmente. Esas demandas no sólo exigen la retirada de los datos personales de esas listas, sino que suelen incluir peticiones de indemnizaciones por la vulneración del honor, que los tribunales ya están concediendo de forma regular.

¿Y por qué se conceden este tipo de indemnizaciones? Pues porque la inclusión de sus datos en estos ficheros puede tener efectos muy negativos para los afectados:

  • Denegación de créditos o tarjetas de crédito.
  • Concesión de un crédito pero con unos intereses mucho más altos de los que corresponde, puesto que se supone que la persona tiene un riesgo de impago.
  • Pólizas de seguros más caras por el mismo supuesto riesgo de impago.

Así lo recoge una reciente sentencia del Tribunal Supremo, que va en la misma línea que las anteriores dictadas por este órgano, pero que en esta ocasión elevó el importe de la indemnización hasta los 10.000€. En este caso la demandante era una mujer cuyos datos fueron incluidos en dos registros de morosos por una deuda de 200€ que Vodafone le reclamaba en relación a servicios de telefonía móvil, y con la que ella estaba en desacuerdo. Estos ficheros comunicaron estos datos a varias entidades crediticias. En junio de 2015, la mujer solicitó una tarjeta de crédito en Banco Popular y le fue denegada por estar incluida en ese tipo de ficheros.

El Supremo destaca que no se puede incluir en ese tipo de ficheros a quienes “legítimamente discrepan del acreedor respecto de la existencia y cuantía de la deuda”, como ocurrió en este caso. Los datos que se incluyan en estos registros de morosos han de ser ciertos y exactos, pero no se puede incluir a aquellas personas que legítimamente discrepan del acreedor respecto de la existencia y cuantía de la deuda.

Por lo tanto, si estás en una situación similar, no te dejes presionar por las cartas y llamadas constantes de las empresas que se dedican a intentar cobrar este tipo de deudas. Si no estás de acuerdo con la deuda, nosotros reclamamos en tu nombre. En Eurosiniestro te explicamos cómo. ¡Consúltanos gratuitamente!

.

Los comentarios están cerrados.

Suscríbete a nuestra Newsletter
No volver a mostrar
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On YoutubeCheck Our Feed