LA EUROPA A DOS VELOCIDADES

EUROPA
Recientemente se ha publicado en el BOE el baremo que actualiza para el año 2014, las cuantías de las indemnizaciones por muerte, lesiones permanentes o incapacidad temporal ocasionadas por accidentes de circulación. Dichas cuantías, resultantes de la aplicación del baremo de daños y perjuicios causados, establecen un aumento ridículo, de 0,17 céntimos para los días impeditivos –los que imposibilitan para realizar las actividades de la vida diaria- y de 0,09 céntimos para los no impeditivos.
Aparte de considerarlas una falta de respeto a los usuarios, EuroSiniestro entiende que estas cuantías no se ajustan a la realidad objetiva de nuestro país, teniendo en cuenta lo siguiente:
• Nuestro baremo de indemnizaciones nació en 1995, cuando España registraba una alta siniestralidad. Desde entonces, hemos conseguido reducir en un 80% las cifras de mortalidad, de los 5.751 fallecidos aquel año a los 1.128 contabilizados por la DGT en 2013.
• De forma paralela, en estos casi 20 años ha crecido de forma muy importante el número de vehículos a motor asegurados. Concretamente, el parque móvil de vehículos a motor ha crecido de 18 a 31 millones en este período, lo que supone un 64%Consecuentemente el sector asegurador recauda mucho mas por la cantidad de vehículos asegurados y paga mucho menos por el descenso del número de víctimas.
• Por los mencionados motivos, España tiene ahora una siniestralidad con niveles europeos, por lo que debería contar también con unas indemnizaciones a niveles europeos.
• Sin embargo, una indemnización en Italia, comparada con España, tiende a ser seis veces mayor para casos equivalentes.
Por ejemplo, para un supuesto de un fallecido de 54 años de edad, casado desde hace 31 años y con tres hijos, con padre y madre en otro domicilio y dos hermanas, la indemnización máxima que correspondería en España en 2013 sería en torno a 239.000 euros, mientras que en Italia ascendería a 1.433.000 euros. El precio que paga un conductor italiano no tiene porque ser superior al que paga un español si equiparamos, vehículo, conductor y garantías contratadas. En definitiva que seguimos pagando los seguros como europeos de primera y cobramos indemnizaciones como ciudadanos de segunda.

¡La Europa a dos velocidades sigue viva… ¡

Deja un comentario

Suscríbete a nuestra Newsletter
No volver a mostrar