La defensa jurídica: una garantía que las aseguradoras no siempre quieren cumplir

La cobertura de Defensa Jurídica es una de las más importantes de las pólizas de autos, y sin embargo no es muy conocida por los conductores. Está presente en la mayor parte de los seguros de coche a pesar de que el cliente no la suele tener en cuenta a la hora de decidirse entre las opciones que le plantean las diferentes aseguradoras.

Pero,  ¿Qué es la garantía de defensa jurídica y por qué es tan importante?

juez
Cuando tenemos un accidente en el que somos perjudicados y no estamos de acuerdo con la valoración que hacen las compañías, siempre tenemos la opción de recurrir a un abogado independiente que presente la correspondiente reclamación y, en caso de ser necesario, que presente la demanda en el juzgado.  Pues para que contratar a un abogado independiente no nos cueste dinero, está la garantía de defensa jurídica. Cuando la reclamación llega a buen puerto, el asegurado le presenta la factura del abogado a su propia compañía y esta le reembolsa ese gasto. El importe máximo que asume la aseguradora viene especificado en cada póliza, y puede variar desde los 200€ hasta los 6.000€.

Como se puede ver, la Defensa Jurídica garantiza que cualquier asegurado pueda defender sus derechos sin tener que perder una parte de la indemnización que le corresponde en este proceso.

Pero a pesar de ser una garantía recogida en las pólizas, en ocasiones las compañías de seguros dificultan este trámite o intentan rechazarlo sin motivo para ahorrarse ese pago. Este fue el caso de nuestro cliente Víctor.

Víctor tuvo que contratarnos para conseguir que la compañía contraria se hiciera cargo de los gastos sanitarios derivados de un accidente. Presentamos la demanda, se ganó y la compañía contraria abonó los gastos médicos de Víctor. Pero cuando le reclamamos la defensa jurídica a su propia compañía, que era AXA, para que le reembolsara nuestra factura, nos llevamos la sorpresa de que AXA rechazaba ese pago poniendo excusas.

Hace un año ya avisábamos de la generalización de estas prácticas, tal como podéis comprobar en este enlace, y el tiempo nos ha dado la razón.

Tras varios intentos de negociación fracasados, no tuvimos más opción que demandar a AXA para que cumpliera con su obligación para con su propio asegurado.

Obviamente esta demanda también la ganamos, por lo que finalmente AXA tuvo que abonar la Defensa Jurídica. Lo único que consiguieron fue que su propio cliente tuviera que esperar unos meses más, y que por supuesto  estuviera mucho más preocupado de lo que debería. Y es que resulta muy frustrante que además de tener un accidente  y tener que luchar por tus derechos, te encuentres con que tu propia compañía te da la espalda.

Por eso os recomendamos a todos que reviséis vuestras pólizas para comprobar que tenéis esta garantía. Nadie desea tener que usarla, pero llegado el momento puede ahorrarnos un disgusto.

¿No estas de acuerdo con la valoración de tu compañía de seguros? ¡Consúltanos gratuitamente!

EXP 1356

Deja un comentario

Suscríbete a nuestra Newsletter
No volver a mostrar