Hospitales contra aseguradoras, las clínicas se fusionan para frenar el poder del seguro

La operación de fusión entre Quirón e IDCsalud (Capio) cerrada la semana pasada trae tras de sí un movimiento más estratégico que la mera unión entre dos compañías de hospitales. Y es que los grupos hospitalarios han dado por fin el paso que las compañías aseguradoras habían llevado a cabo hace años en nuestro país: el de la concentración del sector en apenas tres o cuatro grandes empresas para ser fuertes a la hora de negociar. Descárguese elEconomista Sanidad
Las compañías de seguros de salud que dominan el mercado, Adeslas, Sanitas y Asisa, tienen la sartén por el mango a la hora de negociar sus contratos de servicio con los hospitales. Adeslas concentra el 26 por ciento de los seguros de salud; Sanitas el 18 por ciento; y Asisa el 14. Casi el 60 por ciento del mercado total, entre tres compañías aseguradoras. Mientras, entre los hospitales, la atomización es la regla.
Las principales compañías hospitalarias suelen repartirse una cuota de mercado de entre el 2 y el 4 por ciento cada una. Precisamente, había sido Quirón la compañía que había comenzado con más ímpetu esta concentración al fusionarse con USP Hospitales en 2012. La culpa la tenía el fondo de capital riesgo Doughty Hanson, que quería convertirse por entonces el mayor médico privado de España. Dos años después, varias fuentes apuntan a que las intenciones de Doughty Hanson pasaban por hacer caja con Quirón, bien con una venta razonable, bien con una salida a bolsa de la compañía. Y con esta situación, apareció en escena CVC Partners. El fondo, que ya controlaba en nuestro país a IDCsalud -la antigua Capio- quiere ahora ser el referente en hospitales privados no sólo en España, sino en toda Europa.
CVC y Doughty Hanson llegaron a un acuerdo, con una compra bastante generosa a favor del vendedor -según apuntan fuentes del sector- y el primer megagrupo hospitalario español ya es una realidad.
El nuevo grupo Quirón dará un salto enorme en el sector y tendrá más de un 20 por ciento de la cuota del mercado hospitalario privado. La nueva compañía tendrá una facturación anual de unos 1.500 millones de euros. Ahora sí, un grupo de hospitales se parece a una compañía de seguros de salud. Quirón ya podrá hablar de tú a tú con Adeslas. A partir de ahora serán empresas parecidas por tamaño, cuota y facturación.
El cambio es sustantivo entre las relaciones de unas y otras. Quirón y Capio han comenzado de esta manera el baile de operaciones entre los grupos hospitalarios en España y no parece que el movimiento vaya a parar. El sector está expectante ante lo que se está cocinando estas semanas y los rumores son insistentes. Todos apuntan a la misma estrategia: los hospitales pequeños deberán seguir el mismo camino y unirse si quieren sobrevivir en este escenario. Hospital
HM comenzó el baile
El primero de los pequeños en mover ficha por el grupo HM Hospitales. La compañía de la familia Abarca dejó este año de ser un grupo hospitalario con presencia únicamente en la Comunidad de Madrid al adquirir en el mes de marzo el grupo gallego Modelo, que regenta en La Coruña un hospital y una maternidad y es una de las compañías más relevantes en la sanidad privada gallega.
Los hospitales Vithas (antiguos hospitales Adeslas) también han pasado al ataque. El grupo, propiedad de la familia Gallardo (Almirall) y La Caixa, ha llegado a un acuerdo para comprar el grupo malagueño Xanit, la principal compañía hospitalaria privada en la Costa del Sol. Tras estas adquisiciones, Vithas y Hospital de Madrid rivalizan por ser el tercer grupo nacional, tras el nuevo Quirón y los hospitales de Asisa, una compañía aseguradora. Ahora le toca el turno al resto: los Nisa, Hospiten, Recoletas, Pascual… deberán moverse.

eleconomista, Hospitales contra las aseguradoras

Deja un comentario

Suscríbete a nuestra Newsletter
No volver a mostrar