Eurosiniestro gana en los tribunales las sentencias sobre el nexo causal a las aseguradoras

Lo venimos avisando desde hace mucho tiempo y no nos cansaremos de publicarlo. La supuesta falta de Nexo Causal es la última excusa de las aseguradoras para rechazar los siniestros de forma indiscriminada. Y no solo rechazan indemnizar  a los lesionados, sino que les cortan la asistencia médica en contra del criterio de los facultativos que los están tratando.

El procedimiento suele ser  más o menos el siguiente: tienes un accidente de tráfico, tu compañía infravalora los daños materiales de tu vehículo (arreglando piezas en lugar de sustituirlas, disminuyendo la mano de obra necesaria, y más chapuzas de ese estilo) y a continuación, tras reparar tu coche de forma defectuosa, te corta el tratamiento médico, y te deniega la indemnización (alegando que los escasos daños materiales no pudieron causar lesiones). Y de paso te acusan implícitamente de fraude, porque a su entender estás “fingiendo” tus lesiones.

Estas valoraciones de los daños del coche no se sostienen y además no se tienen en cuenta muchos otros factores externos que influyen en las lesiones ocasionadas en los accidentes. Y ahora, cuando esos casos están llegando a los juzgados, se está demostrando que los lesionados tenían razón. De los cientos de casos que hemos llevado y ganado, os contamos los dos más recientes, para que puedan servir como ejemplos prácticos.

En uno de ellos, el vehículo de la víctima llevaba un gancho de remolque (un elemento de acero robusto) que resultó doblado por el impacto. Este tipo de elementos además no vienen diseñados para absorber los impactos (como ocurre con las defensas), sino que transfieren toda la fuerza del impacto a los ocupantes del vehículo. La aseguradora ordenó al taller enderezar el gancho (práctica totalmente prohibida por el fabricante) y rechazó las lesiones de los ocupantes.

En el otro caso, la aseguradora reparó incorrectamente el coche, ya que se dejó daños sin arreglar. De esa manera, logró rebajar los daños materiales por debajo de 500€ y alegó falta de nexo para rechazar las lesiones. El lesionado decidió reparar por su cuenta (adelantando el dinero de su bolsillo) el resto de los daños materiales.

Cuando fueron a juicio, las sentencias de ambos casos fueron idénticas: se reconoció la existencia de nexo y se condenó a las aseguradoras a abonar las lesiones, los daños materiales que faltaban por reparar, y los intereses.

Cada vez son más las sentencias de este tipo que se acumulan en nuestros archivos, demostrando que el rechazo por nexo no es más que la última excusa de las aseguradoras para ahorrarse gastos. Pero en este caso se llega al extremo de atentar contra la salud de las victimas (al cortarles el tratamiento médico) y contra su seguridad vial (con la imposición de reparaciones defectuosas en los elementos de seguridad de los vehículos).

¿Desde cuándo los beneficios económicos de una empresa priman sobre la salud de sus clientes? ¿Cómo es posible que se tomen decisiones médicas por parte de una empresa en contra de la opinión de los profesionales de la medicina?

Son preguntas que quizás todos debiéramos plantearnos para comprender hasta qué punto está llegando la influencia de las compañías de seguros.

Los comentarios están cerrados.

Suscríbete a nuestra Newsletter
No volver a mostrar
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On YoutubeCheck Our Feed