El nexo causal, la última excusa de las aseguradoras para rechazarte un siniestro

Desde Eurosiniestro ya hemos explicado en varias ocasiones cómo funcionan las estadísticas de fraude que elaboran las compañías. Una aseguradora puede calificar como fraude un accidente, alegando un motivo cualquiera y sin necesidad de demostrarlo. Y entonces es al asegurado a quien le toca reclamar para demostrar su inocencia y conseguir la indemnización que le corresponde por derecho.

nexo1

Uno de los motivos más utilizados por las compañías para rechazar un siniestro es la ausencia de nexo causal. La ausencia de nexo causal significa que, en opinión de la compañía, la forma de ocurrencia del accidente no se corresponde con las lesiones o los daños causados. O bien que los daños del vehículo no son suficientemente graves como para que los ocupantes resultaran lesionados.
El problema es que todos estos informes que hablan de la falta de nexo causal se elaboran en términos de promedio, sin tener en cuenta las características especificas de cada siniestro, la condición física de los ocupantes o incluso el tipo de vehículo implicado.Un claro ejemplo de la falta de rigor de este tipo de informes es que ciertas compañías entienden que si el valor de la reparación de un vehículo no supera los 600€ no es posible que se hayan producido lesiones. En ningún momento tienen en cuenta si el vehículo es de alta gama (con recambios más caros pero también con mayores medidas de seguridad) o un pequeño utilitario (cuyas reparaciones suelen ser más baratas aunque el daño sea mayor).En cuanto al apartado de las lesiones hay que tener en cuenta muchas variantes relacionadas con el accidente y los ocupantes. Pongamos un ejemplo.Un futbolista que remata de cabeza soporta una fuerza considerable en sus cervicales (una de las zonas más sensibles de sufrir lesiones en un accidente de tráfico). Sin embargo está en buena forma física y en el momento del golpeo su cuerpo está totalmente en tensión y preparado para el impacto, por lo que no sufre ninguna lesión.

Si esa misma fuerza la soporta la victima de un accidente de tráfico, que no tiene tan fortalecida esa zona y a la que el impacto la pilla distraída, sin que su cuerpo esté en tensión, los daños pueden ser considerables.

Para demostrar todas estas cuestiones en muchas ocasiones el asegurado se ve obligado a recurrir a la vía judicial. Pero por suerte, cada vez son más los asegurados que se atreven a dar el paso y defender sus derechos antes los tribunales.

Si tu compañía te rechaza un siniestro por falta de nexo causal, no lo dudes. ¡Consúltanos gratuitamente!

.

Deja un comentario

Suscríbete a nuestra Newsletter
No volver a mostrar