De la sentencia histórica contra Mapfre que negó el enriquecimiento injusto al nexo causal

Evolución de las “explicaciones” de las aseguradoras para rechazar los siniestros de tráfico

Corría el año 2014. Por aquel entonces se hablaba mucho de “enriquecimiento injusto” en el ámbito asegurador. Era el término que se utilizaba cuando se consideraba que el valor de la reparación de un vehículo estaba por encima de su valor antes del siniestro, por lo que pagarlo resultaría una operación antieconómica para la aseguradora e injustamente beneficiosa para el asegurado. No se tenían en cuenta muchos factores que influyen en el valor del vehículo, ni la prima que el asegurado llevaba pagando durante años.

Con ese argumento las compañías de seguros ganaron innumerables pleitos, privando a sus clientes de sus indemnizaciones.

Sin embargo, en ese año la Audiencia Provincial de Pontevedra, dictó una sentencia pionera que supuso un giro sustancial en el tratamiento que en instancias judiciales se aplicaba al denominado enriquecimiento injusto.

El caso que sentó el precedente del enriquecimiento injusto

El caso era el de un ciudadano cuyo vehículo resultó siniestrado cuando tenía contratado con la compañía Mapfre un seguro a todo riesgo con franquicia de 600€. Los daños del coche fueron reparados por 6.913€. Sin embargo, el informe del perito estableció que el valor de mercado del turismo era de 2.500€ antes del siniestro, y teniendo en cuenta el importe de la franquicia incluida en el contrato, lo que ofrecía a su asegurado era una indemnización de 1.500€. Es decir, casi cinco veces menos de lo que costó la reparación.

Teniendo en cuenta que nuestro cliente pagaba una prima anual de 905,94€ y según la compañía el objeto asegurado tenía un valor de 1.500€, se entiende que se le estaba cobrando como prima del seguro más del 50% del valor de su vehículo… cada año.

Tras la correspondiente demanda presentada contra Mapfre, sentencia a favor del asegurado, posterior recurso y definitiva resolución del tribunal, la aseguradora tuvo que abonar a su cliente la cantidad de 6.000 euros. Por supuesto, en su recurso Mapfre se amparó en la recurrente coartada del enriquecimiento injusto. Y la argumentación de la Audiencia fue rotunda: habría enriquecimiento indebido (…) si por el lógico y progresivo desgaste del vehículo, el asegurado gozase de una paulatina reducción de la prima ordinaria (…) Pero si el tomador está pagando la misma prima de seguro, de limitarse la indemnización al valor de mercado del vehículo asegurado, habría una evidente falta de correspondencia entre el interés asegurado y aquella prima, y a la postre, un palmario enriquecimiento de la compañía de seguros”.

De esta forma, Mapfre le tuvo que pagar a su asegurado un 378% más de lo que le ofrecía.

El nexo causal, el nuevo “mantra” de las aseguradoras

Ya en el año 2017, el enriquecimiento injusto ha quedado un poco de lado y ha aparecido el término “nexo causal” presente en la mayoría de rechazos en accidentes de tráfico. Se basa en la idea de que los daños materiales no se consideran suficientes para causar las lesiones que se reclaman. El importe de los daños necesarios lo marcan las aseguradoras en cada siniestro de forma totalmente aleatoria en cada siniestro ignorando el resto de factores que intervienen en un accidente.

Ya existen algunas sentencias contradiciendo esta doctrina, como esta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, por lo que es cuestión de tiempo que se siente jurisprudencia al respecto. ¿Cuál será entonces el nuevo término “favorito” de las aseguradoras?

En 2019 lo averiguaremos…

Deja un comentario

Suscríbete a nuestra Newsletter
No volver a mostrar